viernes, 10 de febrero de 2017

Toluca, la victoria es roja (Reflexiones en su Centenario).

(Fragmento del Ensayo "Toluca es el Tema", ganador del Premio Municipal de la Juventud 2014)
Por: Iván Valdés.
Retomando la mala planeación de una ciudad que nunca imaginó rebasar tanto sus límites, la “Bombonera” en algún momento construida a las afueras de la ciudad, se convirtió en el estadio más absorbido por la mancha urbana de todo México, apenas a unas cuadras del centro de la ciudad. Hoy en día es un recinto pequeño, incómodo, sin estacionamiento, que enloquece a toda la ciudad, es acaso yo diría, íntimo. 
Los foráneos no lo comprenden, no les gusta, en breve siempre sugieren demolerlo, hacer uno nuevo, uno mejor uno más moderno (lo cual se consumó magistralmente en 2017, año de su centenario). De algún modo todos los aficionados al Toluca lo deseamos también, pero siempre surge el remordimiento de la nostalgia, y es que ¿cómo se transfiere la gloria entre edificios de cemento? ¿Quién demolió el Coliseo romano? ¿Un estadio más moderno más cómodo, más actual? Sí claro, pero cómo, dónde. Este equipo nunca imaginó a ser tan grande como es hoy en día.
Entre aficionados al futbol hay mucho de bravuconería y falacias. A veces el fútbol parece el lenguaje de los necios. ¡Mi equipo es el mejor! ¡Mi equipo es el más grande! ningún argumento racional compite cuando estos dogmas entran en juego. Los medios de comunicación abonan a la falta de objetividad, el negocio es la polémica, no el acuerdo. 
Soy un humilde y orgulloso aficionado del Toluca. Seré muy puntual al respecto. Cuando el debate ha llevado a la diatriba sobre si Toluca es un equipo grande, escucho atento todos los argumentos que lo reniegan, siempre son los mismos: ciudad  pequeña, poca afición, estadio viejo (lo cual se superó magistralmente en 2017, año de su centenario), torneos cortos. Tienen razón. El Toluca es un equipo regional, acaso de una sola ciudad. 
Los llamados equipos “grandes” son equipos nacionales con nombres enormes (así lo dicta el marketing): América, Universidad Nacional, Cruz Azul, acaso el Guadalajara es el único que alude a una ciudad específica, aunque ampara los sentimientos nacionalistas de todo el país; todos tienen grandes capitales económicos y acaparan las portadas de diarios y revistas deportivas, venden más. Tienen en correspondencia aficiones voluminosas. En las encuestas Mitofsky, sobre afición en México al futbol, el Toluca ha ocupado “marginalmente” entre la quinta y la novena plaza en cuanto a afición se refiere en los últimos 10 años (2008-2017)
Sin embargo, por la misma razón, los aficionados al Toluca somos los más ganadores de todos, me explico: si  los logros o campeonatos de un equipo fueran compartidos, literalmente compartidos, con su afición, los 12 campeonatos del América, los 11 de Chivas, 8 de Cruz Azul y 7 de la Universidad, serían poca cosa repartidos entre sus millones de aficionados de todo el país. Pero nuestras 10 copas, las del Toluca, se reparten entre el número íntimo de sus aficionados y, así, nos tocan más campeonatos por aficionado (campeonatos per cápita dijeran los economistas), y eso me conforta enormidades, más aún ante las grandes vociferaciones mediáticas que siguen hablando de las viejas glorias de los otros equipos. A mis años, he visto 7 veces campeón al equipo chico de mi pueblo, ni más ni menos, cuando quienes le dicen chico solo han visto campeón a su equipo 2 o 3 veces como  máximo. !Siete veces campeón! ¿quién puede decir algo semejante? !Ah, sí! sólo mi padre que lo vio campeón 10 veces. Sobre mi afición no diré más nada al respecto.
Como último punto respecto al plano deportivo tengo que hacer referencia a un triunfo toluqueño sin precedentes: la crónica deportiva. Si bien Juan Dosal fue uno de los pioneros en cuanto a comunicadores deportivos toluqueños, Christian Martinolli, se ha encumbrado en la cima de la narración deportiva del país, reconocido aún a nivel internacional por su estilo y crítica sagaz hacia los deportistas, acabando en 2013 con el imperio de Enrique “Perro” Bermúdez construido a lo largo de 20 años en la década de los noventa y la primera del s. XXI, es sin duda el toluqueño con más apariciones y picos de rating en la televisión nacional al día de hoy (En la actualización de este texto no quiero dejar fuera el reconocimiento al cronista y narrador Juan Carlos Cartagena, como digno representante de las nuevas generaciones de periodistas deportivos de corazón rojo y profesionalismo verde y oro).

-->

lunes, 21 de enero de 2013

La "nu music", la nueva tendencia musical... Parte I.

Pues la nueva música ya viene y ay está sonando desde finales de la década de los 90 con cada vez más fuerza, impulsada por el fenómeno de internet, en el cual los contenidos son tan amplios y divergentes como los seres humanos mismos, una ventana abierta para la música que anteriormente, por filtros principalmente comerciales, era segregada de la exposición de los medios dominantes y por ende no conocida, u ovlidada.

La música indie o indie rock sería una denominación posterior (o más bien una derivación) a lo que a finales de los 80 y principios de los 90 fue llamado llanamente rock alternativo (indie rock principalmente) comenzó como fenómeno importante con R.E.M. y la exhibición de su música en el ambiente underground de las radios universitarias gabachas, dándole la primer bofetada a los medios corporativos que dominaban el ambiente musical, los cuales en defensa del status quo no estaban en dirección donde las nuevas tendencias, que por lo regular siempre son desechadas por las buenas costumbres... por los acostumbrados a la fórmula conocida que deja dividendos.

No obstante, R.E.M dejó ya plasmado un acceso al estrellato por la despreciada puerta de atrás, las grandes productiras tuvieron que voltear a lo que se estaba cocinando sólo, en otra parte, de manera alternativa, independiente. Acá un wiki de REM, a la vez que tres videos que marcaron, en mi opinión su carrera. http://es.wikipedia.org/wiki/R.E.M. 

Orange Crush (1988) 
Inicios de éxito que llamaban la atención con un sonido poco convencional pero muy fresco (para finales de los 80)

Losing my religion (1991)
Mandolinas al rock, sin duda un recurso muy alternativo, el epítome de la ruptura, el rock alternativo ya no circularía únicamente entre dos o tres nerdos.


Imitation of Life (2001)
Sin duda este último es quien más los acercó a la tendencia que se desarrollaría como herencia más adelante... ese hermoso sonido eléctrico y artificial, alejado ya de la mandolina que los llevó a la cima.



Y así seguimos escuchando ruidos, hasta que el sonido nos alcance...

viernes, 4 de enero de 2013

Todos los libros mienten.

Dios habla en voz de los caracoles, a veces por la cola del alacrán, otras por el código de alas de moscas en su democrática existencia, y raras -pero contundentes- ocasiones por el desvío de una mujer, sus prendas y su sexo.

sábado, 2 de mayo de 2009

Se resume.

La vida se resume en un cacahuate para cada mano.

jueves, 5 de febrero de 2009

Como si la nada pasara.

Como si la inexistencia fuera la unica vitrtud de las cosas.
O lo que es lo mismo: sólo lo que no existe es perfecto.

Iván Valmun

miércoles, 4 de febrero de 2009

Nacido del ocio y la austreridad.

Harto de qué, quién puede saberlo; yendo a dónde, a quién debe importarle. Esto es un impulso nacido del ocio y no va a ninguna parte; como el mundo y las personas hoy tiene su nacimiento y vivirá hasta que un ente superior le siga dando vida.

En él, todo y nada son sinónimos de vez en vez, y el sufrimiento y el gozo son más que incidentales, son necesarios y sorpresivos, hoy le dí vida y ya está.

Ahora a rodar por el mundo virtual que emula el mundo de allá afuera, donde el contacto y la vida en realidad sucede. Hagase pues este simulacro.

¿Un espacio de qué? de lo que se quiera siempre y cuando no sea nada serio.

Hagase pues su voluntad y no la mía.

Iván Valmun